La forma de comunicarnos entre nosotros varía a una velocidad vertiginosa y afecta de manera directa al mundo empresarial, el cual se debate entre la unidireccionalidad y la bidireccionalidad, entre el mundo analógico y el digital.

Este proceso de transformación debería estar marcado por una estrategia de comunicación correcta, la cual favorezca el tránsito hacia lo digital, intentando mantener la esencia de la compañía y adaptándola a los nuevos hábitos de consumo que han aparecido gracias a Internet.

Digitalización de empresas

Sobrevivir a un mercado feroz

Existe una marcada aceleración en este proceso de cambio hacia las plataformas digitales, se debe principalmente a que los consumidores están adoptando servicios y productos basados en las tecnologías, mucho más rápidamente que la adaptación de las compañías tradicionales a estas nuevas técnicas de gestión.

De hecho, el último estudio realizado por la empresa Cisco revela que hasta el 40% de las empresas va a ver fracasada su proceso de transformación digital durante los próximos 5 años debido a que no serán capaces de reinventarse a tiempo o no llegarán a acometer los cambios necesarios.

Se trata de unas cifras alarmantes que ponen de manifiesto la brecha tecnológica que comienza a abrirse entre el sector más tradicional y aquel que apuesta por la digitalización.

Las claves de la transformación digital

Algunas de las claves que se deberían tener en cuenta ahora, en cualquier proceso de transformación digital, son las siguientes:

Social media

  • Una buena formación digital. Sobre todo en el caso de las pymes, puede resultar más complicado subirse al carro de las nuevas tecnologías de manera efectiva. Se deben conocer las herramientas que brinda Internet y los mecanismos necesarios para llegar al público objetivo.
  • Prestar especial atención al móvil. Cada vez se eleva más el porcentaje de usuarios que navega por la Red a través de un dispositivo móvil, lo cual indica que los hábitos de consumo están cambiando de manera constante.
  • Reputación y marca. Internet y las redes sociales se han convertido en un altavoz que, bien cuidado, puede llegar a crear una comunidad online con un ‘feedback’ de calidad. La bidireccionalidad se impone.
  • El vídeo como formato de contenido. Los últimos tiempos nos dejan unas perlas de información distintas a lo que estamos habituados, adquiriendo una especial predominancia el vídeo sobre los demás formatos. Cada vez más las usuarios quieren que se les suministre la información a través de imágenes, además de ser más fácil de viralizar de esta forma.